Novedades

Con son nublado y viento frío que quema en la cara; desde el instituto, en un día de perros, por la estepa castellana, a AULA, con 31 de los suyos -lluvia, nieve y viento-, el autobús cabalga. Llegamos a Madrid. Cerrado está el recinto a piedra y lodo. Nadie responde. A las terribles voces de eco ronco, un vigilante acude: "Debéis entrar por la puerta norte". Y vuelta a caminar. Entramos dentro del castillo y una multitud de gentes se agolpaba en torno de los puestos. Imposible caminar. Tras acordar un punto de encuentro, y tomar las correspondientes medidas de seguridad, cada cual, en pequeños grupos, fuimos visitando los diferentes sitios. A la hora de comer, entretenimiento y actividades culturales. Algunos, vista al Museo del Prado; los más, al Burger King de Gran Vía; otras, paseo por el Retiro. Encuentro con amigos y compañeros. Un día muy feliz, a pesar del mal tiempo.